TU NARIZ Y LA DE TU BEBÉ PARECEN IGUALES,
pero respiráis DE UNA
FORMA DIFERENTE

Cómo respira tu bebé

Las vías respiratorias altas de los bebés (fosas nasales, senos paranasales y orofaringe) tienen una estructura inmadura, que irá transformándose a lo largo de los años, alcanzando la madurez definitiva entre los 13 y los 16 años. Mientras tanto, esta inmadurez es la que hace que el sistema respiratorio de un bebé sea diferente:

Algunos bebés no saben
respirar por la boca
hasta los 6 meses.

Algunos bebés no saben respirar por la boca hasta los 6 meses
  • Los bebés tienen la trompa de Eustaquio en posición más horizontal. Esto significa que el drenaje de la mucosidad del oído es más difícil y se acumula con mucha facilidad. Por eso, los bebés sufren de otitis más a menudo que los adultos. Además, es común que los bebés pasen hasta 7 resfriados durante su primer año. Una naricita bien hidratada y limpia ayudará a prevenirlos.

  • Su paladar blando se encuentra muy cerca de la epiglotis, (el cartílago que cierra la comunicación entre la faringe y la laringe e impide que al comer pase el alimento al aparato respiratorio) por lo que queda poco espacio entre ambas estructuras. Esto significa que los bebés durante los primeros meses de vida, incluso algunos hasta los seis meses, presentan mucha dificultad para respirar por la boca y se ven obligados a respirar por la nariz, por lo que es necesario evitar situaciones que lleven a la obstrucción.
    Recuerda que, si tu bebé  tiene la naricita tapada,  se cansará más comiendo  y es probable que  pierda el apetito.

Mantén su nariz limpia

Debido a que la respiración del bebé es nasal y al pequeño diámetro de sus fosas nasales, cualquier obstrucción en la nariz del bebé va a provocar dificultades en la respiración, alimentación o sueño, e incluso pueden complicarse con otitis, rinosinusitis u otros procesos.

Para mantener las fosas nasales del bebé limpias y sin mucosidad resultan muy beneficiosos los lavados con agua de mar.

La mucosidad
en la nariz de tu bebé puede
provocarle otitis.

La mucosidad en la naricita de tu bebé puede provocarle otitis