Momento ideal

Tus mejores aliados

Cómo convertirlo en rutina

MOMENTO IDEAL

¿Antes de comer, durante el sueño o después del baño? Si buscas el mejor momento para aplicar Rhinomer Baby, aquí encontrarás algunas pistas para poder hacerlo con éxito.

Realizo la limpieza de su naricita antes de amamantarlo, pero cuando todavía no tiene mucha hambre, así sabe que luego toca comer y se queda tranquilito. Su abuela le habla, se coloca para que la vea y distrae su atención. MARIA TERESA - Castellón
Limpieza nasal antes de ir a dormir y al despertar. Así tendrá una feliz noche y un gran día. Se humedecen las fosas nasales para que se ablande la mucosidad, luego se aspira y felices sueños. BLANCA - Barcelona
Después de un baño los moquitos están menos resecos, el bebé está más relajado, entonces procedo a aspirar los moquitos, lo incluimos en la rutina del baño y después me lo agradece con grandes sonrisas. SONIA - Burgos
Lo mejor es ponerle música y hacerlo después del baño, contándole alguna pequeña historia de cómo Don Rhinomer ayuda a sacar los moquetes de la mina.... Todo mostrando una gran sonrisa. ALMUDENA - Madrid
Siempre aprovecho después del baño, mi bebé está más relajado y para limpiarle la nariz y aspirarla viene muy bien tener su chupete a mano, cantarle y decirle cositas. MARIA JOSE - Córdoba
Para mí es infalible el momento de después del baño para descongestionar al niño. Sin salir del baño, aún desnudito y relajado, lo pongo en el cambiador y hago el proceso, entre risas, como si se tratase de una parte más de los juegos del baño. JESSICA - Barcelona
Ahí va nuestro consejo. Realizar siempre un lavado nasal después del baño calentito, pues ahí las vías respiratorias están más abiertas por la ayuda de los vahos y es más fácil sacar la mucosidad que el bebé lleva dentro. LOLY - Barcelona
Antes de dormir a tu bebé dale un baño, después un masaje relajante con aceite y por último el método Rhinomer Baby. Tu bebé estará más tranquilo, tendrá las mucosidades más reblandecidas y le ayudarás a dormir toda la noche. MARIA - Tarragona
Realizar la limpieza tras el baño puede facilitar la expulsión de las mucosidades. El calor y vapor del baño abre las vías respiratorias y la limpieza con el método Rhinomer Baby se hace más agradable para tu bebé. ANA ISABEL - Madrid
TUS MEJORES ALIADOS Sabemos que la música amansa a “nuestras pequeñas fieras” … pero también lo hacen los juegos, un pequeño masaje o un buen baño de agua caliente. Descubre cómo otros padres aplican Rhinomer Baby con la ayuda de eficaces aliados.
Mi marido y yo le cantamos para que esté entretenido mientras limpiamos su naricita, desde que descubrimos Rhinomer Baby es más fácil. ¡A él le encanta escucharnos! Aclaremos nuestras gargantas y a cantar a nuestros bebés. ANA ISABEL - Madrid
A mi bebé le gusta mucho que le cante y cuando lo hago se queda quieta prestándome atención. Así que cuando llega la hora de limpiar su nariz la entretengo cantándole y me permite hacerlo sin ningún problema. MADELEYNE - Valencia
Papá grabó un cuento con su voz… Lo ponemos mientras seguimos el método y le va genial. Tranquilo y escuchando a su papi, listo para pasar la noche respirando fenomenal. MARÍA - Valencia
Hola, pues yo me lo como a besitos y le hago un par de pedorretas en la tripa, y cuando ya me echa esa pedazo de sonrisa, le echo el spray. La verdad que se lo hago casi desde que nació y ya parece que se ha acostumbrado. VANESA - Guipúzcoa
A mi hija de 3 meses le encantan los vídeos de música para dormir bebés, así que le pongo un vídeo de estos mientras limpio su nariz y cuando se quiere dar cuenta, ya hemos terminado. VANESA - Zaragoza
Se lo hago primero a papá y luego a ella. A veces se lo hacemos también a los muñecos (estos se quejan menos :)). LAIA - Girona
Normalmente le dejo jugar con el aspirador nasal mientras hago el primer paso del método Rhinomer Baby y después me acerco con el aspirador como si fuera un avión, ¡me funciona estupendamente! SARA - Madrid
Una vez que pongo Rhinomer Baby y empieza a ponerse nerviosa, hago como si fuese un partido de fútbol y metiese un gol, cuando he limpiado cada orificio celebró el "gol" cogiéndola, celebrándolo a lo grande y cantando. CARMEN DOLORES - Ciudad Real
Yo lo tranquilizo con canciones, hablándole de animalitos. Con cada animalito le toco con los dedos y el spray en una parte del cuerpo y voy subiendo hasta la carita. Así cuando llegamos a la nariz lo ve como parte del juego. CARMEN - Cádiz
Yo a mi bebé le acaricio toda la cabecita y la cara antes de comenzar, así se acostumbra para cuando se la sujeto, y le voy contando lo que le voy a hacer. Cuando comienzo le canto su nana, con la que ella se duerme, así consigo relajarla. JOSEFA - Huelva
Yo le hablo bajito con voz suave para que esté tranquilo. Generalmente antes, le masajeo un poco la frente y los pómulos y así creamos un clima relajado que facilita limpiar su nariz. ANGIE - Barcelona
Lo que funciona con mi nena es frotarle la espalda en círculos, no sé porque será, pero se siente más relajada, pero, sobre todo, es importante que la persona que le limpie la nariz esté tranquila. MARTA - Cáceres
En mi caso lo más importante es ponerlo en el cambiador y jugar con él para que se tranquilice. Y, por último, darle caricias en la frente y sienes (así aprovecho a colocarle la cabeza hacia un lado). ANA ISABEL - Valladolid
CÓMO CONVERTIRLO EN RUTINA Según la opinión de otros padres, el gran secreto para acostumbrar a tu bebé a Rhinomer Baby se llama “constancia”. Si eres persistente, verás resultados antes de lo que te imaginas y le estarás ayudando a prevenir futuras enfermedades.
Más que un método no hay nada mejor que la constancia, eso me dice mi madre. Uso todos los días Rhinomer y aspiro las mucosidades de mi pequeña. Tiene ya un año y ni un solo catarro. LAURA - Madrid
Nuestro consejo es que lo hagáis todas las noches. Tenga o no tenga mucosidad. Se acostumbra pronto y ya lo ve como una rutina. TATIANA - Barcelona
Desde sus 2 meses hago lavados diarios mañaneros, al principio le molestaba, ahora con 3 meses lo entiende y ya ni se queja, siempre antes de la toma ¡A probar, ánimo! Para él es un alivio y para mí una satisfacción ver cómo le salen esos moquitos molestos. LOLA - Murcia
Hacerlo a diario, se convierte en un hábito y facilita la respiración del niño. SUSANA - Guipúzcoa
Persistencia y no tirar la toalla... La primera vez es duro sobre todo para los padres que vemos y oímos el llanto de nuestro bebé ante algo nuevo, a partir de ahí el pequeño asimila que esto le ayuda a respirar mejor y se relaja. BEATRIZ - Madrid
Cuando no tiene muchos mocos lo utilizo una vez al día. Cuando está resfriada antes de cada toma o comida y si está muy resfriada incluso después también. La verdad que le va muy bien. VANESA - Zaragoza
El contenido de esta sección se compone de opiniones independientes de consumidores de Rhinomer Baby