Mantener la nariz de tu bebé
limpia y despejada es muy importante
para su respiración.
¿Quieres saber por qué?
Sigue leyendo
Los bebés durante los primeros meses de vida,
incluso algunos hasta los 6 meses, no saben
respirar por la boca y todo el trabajo
para respirar lo hace la nariz.
Es común que los bebés pasen
hasta 7 resfriados durante su primer año.
Una naricita bien hidratada y limpia
ayudará a prevenirlos.
Si tu bebé
tiene la naricita tapada,
se cansará más comiendo
y es probable que
pierda el apetito.
Y si no puede respirar bien,
le costará descansar.
¡Y a vosotros también!
Método Rhinomer Baby
Descúbrela aquí.
Deja que su nariz
respire mejor con la gama
Rhinomer Baby.
Comparte con otras mamás lo que ocurre si tu bebé tiene la nariz tapada.